806 499 871
Precio Red fija 1,12 €/min, red móvil 1,57 €/min. (IVA incluido)
91 837 20 24
A partir de 10€

Numerología

Las ciencias llamadas esotéricas, como la numerología, son guías puestas a nuestra disposición para aportar su contribución en la evolución humana. La numerología representa toda una manifestación concreta y brillante del poder supremo.

Los números son la expresión de energías que transmiten las verdades profundas, y no una verdad única y absoluta, que no existe por definición. Cada parcela del universo, cada símbolo y cada número posee su propia verdad, todas conducen hacia la luz o las tinieblas, en función de nuestro libre albedrío.

En la creación del universo existe un elemento presente que son las matemáticas, representada por el número, medida y peso. La ciencia de los números se basa en la teoría de que el hombre y su vida son regulados por la ley matemática de las vibraciones; de acuerdo con esta teoría que lo gobierna y dirige todo, se hallan expresadas por una escala de números.

La ley del peso se relaciona íntimamente con nuestras buenas o malas acciones, esto es, con la propia ley del karma y el dharma. En el platillo de la balanza del karma se colocan nuestras malas acciones u omisiones, y en el platillo del dharma nuestras buenas acciones. Debe existir equilibrio o un peso favorable a nuestras buenas acciones para que el karma no se nos vuelva demasiado exigente y nos toque pagar con dolor o enfermedad por ello.

La ley de la medida se relaciona con el grado de luz o conciencia que cada persona posee. En el camino de la conciencia ella es el faro que nos guía tanto a nivel interno como en nuestras actividades ordinarias. Es la ley que marca la medida de nuestra realidad.

El simbolismo de los números

El número 0

En la numerología se trata del huevo cósmico. Es una palabra que deriva del árabe cifa, que quiere decir vacío. Es el valor que permite que los demás existan y se multipliquen. Representa la vía de nacimiento natural de la energía.
El número cero es el principio del origen, el fuego iniciador, la fuerza sin orden, la nada. No tiene valor por sí mismo, pero su presencia otorga singularmente a los números que lo acompañan una potencia superior llamada por delegación.

El número 1

El uno es el principio de la Creación manifestado en la numerología. Las energías se expresan por primera vez. Es el punto de partida de todos los pasos evolutivos o involutivos, pero también el punto de retorno, puesto que es el fin y se une siempre con el principio.
En lo espiritual, se trata de una energía aislada, que no puede crecer ni multiplicarse por sí misma (1 x 1 = 1).
El número uno significa lo que se inicia, lo que comienza, lo que se siembra. Todo comienzo es difícil. Hay que trabajar duro, hay que sembrar para cosechar.
Confiere poder tanto para el crecimiento interior como para dominar las pasiones en el mundo físico. Promete dominio sobre los obstáculos materiales, nuevas relaciones sociales, felices iniciativas, poder para resolver los problemas, pero con cierta lucha para vencer el karma.
El número 2

Simboliza el dualismo y movimiento en la numerología. Los símbolos binarios o las parejas son innumerables en todas las tradiciones. En las analogías clásicas nos influye el día y la noche, el yin y el yang, el sol y la luna, blanco y negro, amor y odio, entre otros ejemplos.
Este es el número que modela, es la matriz donde toman forma las imágenes. La fuente que acumula las aguas del manantial. Es la manifestación dual de la unidad. Da origen a la feminidad y la naturaleza.
Podemos cultivar atracciones y repulsiones, subidas y descensos, pérdidas y ganancias. Inspiración favorable en el esfuerzo invertido y breve oposición de segundos para llevar lo iniciado a buen fin.

El número 3

El tres es el brote vital de dos principios que son complementarios. En esta fase, la dualidad como consecuencias que ha transcendido y accede al dogma de la trinidad. Es la expresión en la numerología de un equilibrio entre dos fuerzas.
Los pitagóricos afirman que el triángulo es el principio de la generación y de la producción de las formas generadas. Es el símbolo del entendimiento. Cuerpo, mente y espíritu: la trinidad.
Es un número de producción tanto material como espiritual. Se dice que es “el modelador”. Por medio de él, modela todo en la creación, en la naturaleza.
Representa la multiplicación de bienes materiales, éxito, buenas ideas, riquezas, prosperidad en los negocios, abundancia. Obstáculos a vencer y satisfacción a medida que se van venciendo.

El número 4

Su papel es doble, no solo tiene que mantener el equilibrio de la primera trinidad y estructurarla, sino que también tiene que representar el símbolo de la fuerza de la unidad siguiente en numerología.
En el número cuatro se encuentran las cuatro concordancias: negación, afirmación, discusión y solución.
La esencia del cuatro, busca el contacto con los elementos naturales. Se desprende cierto rigor del número, por lo que el trabajo y las construcciones se encuentran presentes.

El número 5

En la numerología la dimensión del cinco es pluridireccional. Este número es grandioso, sublime, es el número de rigor y de la ley, es el número de Marte y de la guerra.
Facilita la adaptación a los acontecimientos externos. La movilidad se valoriza en el marco del número. Se caracteriza la necesidad de cambio, superar obstáculos y dificultades.
Promete libertad y restricciones, nuevas experiencias, adquisiciones de enseñanza provechosa, amores y armonías. Seres y cosas que vienen y se van.

El número 6

La misión de este símbolo es de tipo apostólico. Tiene que armonizar, equilibrar el plano de las manifestaciones materiales en la numerología. Es el símbolo de la unión o de la oposición. Se trata de un valor que implica elecciones decisivas en las que la dualidad persiste o trasciende por una fusión de dos mundos.
Este número va en busca del equilibrio, se apoya sobre lo que resiste, su propia rivalidad y su ambivalencia a luchar o someterse a los impulsos de su yo y a las fuerzas externas.

El número 7

La cifra siete, por la transformación que inaugura, posee en sí misma un poder, es un número mágico en la numerología. Es el signo del hombre completo, de mundo completo, de la creación terminada y del crecimiento de la naturaleza. El siete simboliza al acabamiento del mundo y la plenitud de los tiempos. Este descanso del séptimo día señala un pacto entre Dios y el hombre.
Los siete chakras, las siete notas musicales, los siete días de la semana, los siete colores del arcoíris, etc., donde el número siete es manifestado en todas las tradiciones tanto orientales como occidentales.
Promete poder magnético. Logro de lo que se persigue con empeño. Satisfacciones y contrariedades.

El número 8

Este número es para muchas religiones y creencias un número que indica evolución espiritual. Se asocia a la regeneración y nacimiento; la inteligencia perfecta y el esplendor.
Por definición el ocho es universalmente el número del equilibrio cósmico expresado así en la numerología. Tanto la rueda celta, como la rueda de la ley búdica, se representa con ocho radios. Si la cifra es sobre todo del antiguo testamento, el ocho anuncia el nuevo.
Este número ofrece retribuciones y gratitudes. Manifiesta un interés evidente por el dinero. El deseo de poder y de éxito está muy acentuado. Sentido de los negocios muy desarrollado.

El número 9

Este número simboliza la verdad en muchas religiones y en la numerología. La plenitud de todas las energías que se refleja en el último símbolo de la serie, anunciador de un final y un nuevo comienzo.
Lleva en sí mismo todos los valores y la experiencia del ciclo completo, y debe transmitir riqueza interior para preparar el renacimiento.
Debido a su grafismo y a su posición, está orientado hacia los demás. Su dimensión humana es universal.
Está relacionado con la emotividad, gestiones humanitarias, profundidad de los sentimientos y sensibilidad.
Las letras y su equivalencia numérica

Existen unas correspondencias consideradas sagradas en numerología entre las letras que conforman el abecedario y los números. Cada una de las letras tiene su propia vida y su significado oculto.
Las 28 letras tienen un valor numérico que ha sido observado por los diversos profetas. Son posibles combinaciones diferentes que contienen gran cantidad de verdades sutiles en la numerología.
Cada letra le corresponde un dígito numérico que indica su valor. La aplicación de la técnica de la numerología en los nombres de las personas y otros aparatados que intervengan letras requiere, en primer lugar una sencilla operación que consiste en buscar el valor numérico que corresponde a cada una de las letras que conforma la palabra que se desee analizar.
Para ellos se recurrirá a la tabla de equivalencia siguiente:
1 = A J S
2 = B K T
3 = C L U
4 = D M V
5 = E N/Ñ W
6 = F O X
7 = G P Y
8 = H Q Z
9 = I R

La equivalencia numérica de una persona que se llame Alberto Jiménez Alcántara será:
C A R L O S J I M É N E Z A L C Á N T A R A
3 1 9 3 6 1 1 9 4 5 5 5 8 1 3 3 1 5 2 1 9 1

Realizamos la suma:
3+1+9+3+6+1 = 23 2+3 = 5
1+9+4+5+5+5+8 = 37 3+7= 10 = 1+0 = 1
1+3+3+1+5+2+1+9+1 = 26 2+6= 8

Sumamos los resultados del nombre y los apellidos:
(5+1+8) = 14 = 1+4 = 5

Y así obtenemos el número que le corresponde, que sería el 5.

El simbolismo del número 6 y sus características darán contestación a ese aspecto concreto que esté analizando en la numerología.

La numerología puede analizar cualquier tipo de palabra que dé vida a una persona o las iniciativas que deba tomar. En todos los casos, para poder aplicar la numerología se realizará la misma operación de buscar los valores numéricos de las letras de las palabras que se quiera analizar.

La fecha de nacimiento

La fecha exacta del nacimiento de una persona es, numerológicamente de gran importancia. La numerología utiliza los dígitos del día, mes y año de nacimiento para, a partir de ellos darle un significado. Éste aporta una información imprescindible y transcendente de la persona a quien queramos realizar el análisis numerológico.
El número de nacimiento revela la influencia de la persona, con sus tendencias generales e inclinaciones. El número extraído de la fecha exacta de nacimiento será de vital importancia, pues nos guiará a la hora de entender la vida y el camino que podrá seguir cada uno.

El número hereditario: Los apellidos

Se obtiene a partir de los apellidos que nos han dado nuestros padres dado que ambos conformaron nuestra existencia, y por ende, la influencia vibracional que hemos heredado proviene de los dos. Estas vibraciones conforman una parte muy importante de nuestra personalidad. Todo ser humano tiene sus propias y únicas características, ya que no existen dos hombres o dos mujeres iguales.
Conocer la vibración de los apellidos aporta una información importante en la numerología que nos permitirá dar un paso más en el intento de comprender nuestra forma de pensar y actuar.

BIOQUE, BARTOLOMÉ
Numerología
Editorial Océano, 2008

Todos los derechos reservado a Tarot Destino Elegido. Copyright 2012